Nuestro Blog

Todo lo que debéis saber sobre las bisagras

Probablemente no sepáis mucho de esto, pero existen muchos tipos de bisagras para que podáis escoger cual es la que necesitáis, si no sabéis cual comprar, este post de cerrajeros Moratalaz Madrid te va a ayudar a la hora de que tengáis que elegir por una bisagra y aclarará vuestras dudas.

¿Qué es una bisagra?

Son dos trozos de hierro que van unidos, dicha unión es cimentada con un eje que permite que estos dos hierros se desplacen sin que puedan separarse. Principalmente las bisagras se usan en puertas y muebles que llevan puertas.

Bisagras tipo libro

Se llaman así, ya que su modelo y su tipo de apertura es literalmente como si fuese un libro, estas bisagras son las más comunes por su sencillez y que son muy cómodas de poner, así, con estas bisagras podéis unir dos compuestos, como por ejemplo un mueble de cocina y una puerta para dicho mueble, entonces lo que hicisteis fue, mediante una bisagra, convertir un cajón de madera en un mueble con puerta totalmente funcional.

Bisagras tipo piano

Estas bisagras son prácticamente iguales a las de tipo libro, pero las de piano son más grandes, por lo que en caso de recursos, éstas utilizan más tornillos para asegurar la sujeción. Si vais a conectar dos estructuras grandes, esta bisagra es para vosotros.

Bisagras tipo separables

Este tipo de bisagras os va a ir bien si tenéis estructuras temporales en vuestra casa y queréis desmontarlas sin quitar tornillos de la bisagra base, este tipo de bisagra son muy cómodas, ya que cuentan con un trozo cilíndrico que hace las veces de pasador, si os quitáis el pasador, desmontáis la bisagra, con este tipo de pasador podréis quitar y unir las bisagras infinidades de veces.

Bisagras de tipo articuladas

Este tipo de bisagras las veréis habitualmente en ventanas, en las puertas se ven pero no muy frecuentemente, son muy buenas, pero la contra es que si no la sabéis poner, os va a costar un mundo, ya que estas bisagras no son sencillas para ese objetivo. Es por esto que, si queréis ahorraros tiempo y malos ratos, llama a un profesional que ya haya instalado estas bisagras, puesto que ellos ya saben de medidas y lo harán de una manera más sencilla.

Bisagras de tipo ocultas

Como su nombre lo indica, cuando os instaláis este tipo de bisagras, no se pueden ver a simple vista, por lo que podéis unir dos estructuras y las podéis abrir como un libro.

Bisagras de tipo doble acción

Estas bisagras las podéis ver en las puertas de la cocina de los restaurantes, más que todo, que abren tanto para adentro, como para afuera, y finalmente vuelven a cerrarse, por lo demás, pues son cómodas para instalar, solo tenéis que dejar espacio suficiente para que las puertas no choquen.

Bisagras de tipo depósito

Estas bisagras son las que más se usan en la cocina, ya que se instalan es por dentro del mueble de la cocina y no se ven por fuera, vienen con la ventaja que se cierran solas, estas bisagras no son cómodas de instalar por lo que, si no la habéis colocado perfectamente, no podrán cerrar solas ni abrirse correctamente tampoco.

Hay tres tipos de bisagra que tienen diferencias:

La recta se coloca cuando vais a poner una puerta por la parte de afuera del mueble.

La súper acodada, usadla cuando vais a poner una puerta por dentro del mueble.

La que solamente tiene codos, usadla cuando vais a poner una puerta en el medio del mueble.

Bisagras de tipo planas

Son casi iguales a las anteriores, pero no necesitaréis perforar vuestro mueble como la bisagra anterior, ya que con unos tornillos bastan para instalarla. Si os gusta hacer las reparaciones en casa por vosotros mismos, este tipo de bisagra es la ideal

Bisagras de tipo cristal

Poseen una abrazadera, metálica en muchos casos, en forma de “U” que retiene el vidrio, después se fija el vidrio con los tornillos para que no se os resbale y se rompa, después de que la colocáis, la puerta os abrirá, cuidando de que el vidrio no se va a caer.

Bisagras especializadas

Por supuesto que las bisagras que os presentamos no son todas las que existen y hay muchas más, pero os decimos que son especializadas y no las vais a conseguir a menudo por ahí en los negocios estándar, si vuestro caso es que necesitáis una bisagra que no está en este post, debéis ir a una tienda especializada para estas bisagras va ver si la podéis encontrar, pues existen muchas que no salen a la venta ordinaria, sino que son pedidas por fabricantes, por lo que su venta al público en general es casi nula.

A veces, hay bisagras tan especializadas que solo se venden por pedido, pero para fabricantes de muebles y otros artefactos de cocina y de escritorios, ya que no salen al mercado habitual.

Arreglar una puerta estropeada

Con el paso del tiempo las puertas suelen sufrir algunos problemas, siendo uno de los más habituales, descolgarse por su propio peso. Si quieres aprender cómo solucionar este problema tú mismo y ahorrarte algo de dinero, vamos a darte algunos trucos para que no tengas que llamar a un profesional.

Lo que hay que hacer primeramente para averiguar por dónde está rozando la puerta, es marcar con tiza el marco de la misma. Después se cierra unas cuantas veces y donde se vea que no queda rastro de la tiza, es por donde hay que arreglar la puerta. Cuando se haya detectado el lugar, lo que hay que hacer es cepillar esa zona con un cepillo de carpintero o con una lijadora, incluso con una lija normal, pero tendrás que tener más paciencia. Lo más sencillo es desmontar la puerta y colocarla en una mesa para poder moverla cada vez que lo necesites y no forzar la postura. Cómo ves no es nada complicado, solo hay que encontrar el origen del problema y echar mano de la caja de herramientas para arreglar este problema.

Otra avería que las puertas suelen sufrir es el de las manillas, y en este caso también puedes arreglarla tú mismo. Lo primero que hay que hacer es sacar unas astillas pequeñas de un trozo de pino con la ayuda de una maza. Después se coloca en la zona de la puerta que hay que reparar, cinta adhesiva para no estropearla y se marcarán con un punzón los agujeros en los que va a ir la manilla. Después se introducen en ellos las astillas y se retiran los restos de adhesivo. Cuando estén bien pegadas las astillas se corta la parte que sobresale y se dejan al ras de la puerta. Después solo hay que colocar la manilla y fijarla con un tirafondos. De esta manera ya podrás empezar a usar la manilla sin temor de quedarte con ella en la mano. Cómo ves tan solo necesitas un poco de buena mano y algo de paciencia para poder solucionar tú mismo este tipo de problemas con las puertas.

Todo sobre las cajas fuertes

Hay cajas fuertes para todos los gustos y necesidades, ya sea que la queráis para vuestra casa, para una empresa, para un hotel, entre otros; sólo tenéis que ver qué ofertas brinda el mercado actual de ese producto para que podáis hacer mejor vuestra compra. Si tenéis dudas, leed este post de cerrajeros baratos en Moratalaz, el cual está dirigido a todo lo que tenéis que saber sobre cajas fuertes, los tipos que hay, así como la seguridad que prestan.

Caja fuerte de sobreponer

Estás cajas podrían llamársele compactas, ya que pueden ubicarse en diversos lugares de vuestra casa tales como los closets, son de diseño ligero ya que no están fabricadas para empotrarse, también estas cajas podéis ponerlas en el piso, eso sí, son muy pesadas, ya que, como es obvio, es para que nadie se la pueda llevar.

Cajas fuertes embutidas

Esta es la caja fuerte más común, es la que va metida en las paredes de vuestra casa, seguramente la has visto mucho en la televisión, o en las casas de algunos familiares y amigos, es una muy buena opción para la gente común, por lo que, para que os puedan robar esta caja fuerte, los maleantes tendrán que tumbar media pared, y el obstáculo más importante, es su peso, que impide que sea llevada en brazos, como es lógico. Además, como las tienen todas las cajas fuertes, cuenta con un sistema de protección con combinaciones de claves, que las hace más difíciles de abrir

Cajas fuertes contra fuego (ignífugas)

Estas cajas fuertes cuentan con un sistema que resiste el fuego y las llamas directas. Ideal si lo que vais a guardar son documentos importantes y otros papeles, para mayor información, estas cajas tienen una resistencia al calor de entre 52º a los 170º, por lo que, si vais a guardar otros dispositivos que no sean papel, deberíais de preguntar cuál es la caja fuerte que más os conviene.

Cajas fuertes disimuladas

Es un tipo de caja que está marcando tendencia, ya que se instalan para mimetizarse en el entorno, ya sea en vuestra sala, habitación u oficina, así, nadie sabrá que hay una caja fuerte en la parte en la que os encontráis. Para mayor camuflaje, debéis combinarla con el diseño del lugar en donde la vais a poner.

Cajas fuertes para empotrar en el piso

Esta es una de las cajas fuertes más discretas, puede que a nivel estético no sean llamativas, pero su función es excepcional, un malhechor puede entrar a vuestra habitación u oficina y no se dará cuenta que la caja fuerte está empotrada en el piso. Como sucede con las anteriores, vienen con diseños y tapas para que encajen bien con el modelo del suelo.

Cajas fuertes de alta seguridad

Si tenéis cosas de extremo valor, esta caja es la que os dará mayor seguridad, ya que es robusta, tiene sistemas de aperturas más complejos y sus combinaciones son extremadamente complicadas, por lo que es casi imposibles descifrarlas y mucho menos abrirlas.

Cajas fuertes para decoración.

Estas cajas fuertes son casi iguales a las camufladas, puesto que, podéis empotrarla en vuestra habitación y se mimetiza con el mobiliario que tengáis, así, los criminales nunca sabrán en donde está, son fáciles de empotrar y cuentan con seguridad avanzada.

Cajas fuertes para hoteles

Estas cajas fuertes se usan para que los huéspedes del hotel guarden joyas u otras cosas de valor, su sistema de seguridad está diseñado para que la combinación se pueda cambiar fácilmente, puesto que por esa habitación van a pasar muchas personas, si sois un huésped desconfiado, está caja os servirá para que nadie extraño, ni el personal de limpieza os puedan robar joyas. Por demás está deciros que ofrecen mucha seguridad y protección.

¿Cuál caja fuerte debo elegir y comprar?

Como habéis poder visto, la pregunta os la respondéis tu; eso depende para qué lugar queréis una caja fuerte o para qué cosas vais a meter en una caja fuerte, si estáis buscando una caja fuerte para vuestro hogar, podéis elegir entre las cajas fuertes de sobreponer, las embutidas, las camufladas o las de piso, ya que son fáciles de colocar y su seguridad está garantizada.

Ahora bien, si queréis una caja fuerte para instalar en tu empresa, negocio u oficina, debéis escoger las de alta seguridad y las que son para empotrar, ya que cuentan con sistemas de apertura reforzados, y sus combinaciones son difíciles de descifrar, también podéis instalar cajas contra el fuego, ya que, en las empresas, se suelen guardar muchas cantidades de dinero y muchos documentos de especial importancia y , como son de papel, podrían quemarse, por lo que las cajas contra fuego son ideales.

Ahora, si tenéis una oficina, una muy buena idea sería que instalarais una caja fuerte camuflada, ya que nadie va a saber que tenéis una caja fuerte allí.

Dudas sobre la seguridad de las cajas fuertes

Debéis tener en cuenta de que las cajas fuertes son uno de los dispositivos de seguridad más robustos que hay, por lo que si la pregunta es si son seguras, la respuesta es sí, son seguras. Pero ese depende del tipo que vayáis a instalar puesto que, entre unas y otras varían los niveles de seguridad y protección de las mismas, si estáis dispuestos a invertir capital considerable, descartad los modelos económicos, puesto que su seguridad es inferior.

Al comprar una caja fuerte, recordad que es una inversión a largo plazo, puesto que allí podríais meter cosas y documentos muy valioso y de incalculable valor, que de ser robados, estaríais en muchos problemas, si piensas así, entonces estaríais impulsados a comprar una caja fuerte de alta calidad.

Entonces, como última cosa, lo más recomendable es que te sentéis a pensar sobre la necesidad de tener una caja fuerte, así podríais sacar una conclusión acerca de cuál sería la ideal para vosotros, así como también tendríais que ver la relación costo-beneficio de ellas para que compréis la que os favorece más, para que tengáis la caja fuerte óptima para vuestras necesidades.

Variedades de cerraduras

Hay un amplio abanico de posibilidades y de variedad a la hora de escoger cuál cerradura es la adecuada para instalar en vuestra casa, pero las personas no conocen esa variedad de cerraduras, lo que conlleva a tener dudas a la hora de cambiar la cerradura puesto que no sabéis cual vais a comprar, si lees este post del cerrajero Moratalaz, varias de vuestras dudas serán aclaradas.

Cerraduras de múltiples puntos

Esta cerradura va instalada en el marco de la puerta, su nombre radica en que esta cerradura tiene diferentes puntos de enganche, lo que quiere decir que, sus diversos puntos de enganche están distribuidos en el marco y van contra la puerta, esta cerradura presta mucha protección ya que el ladrón no puede acceder a la casa mediante el uso de palancas, esta cerradura la podéis instalar en todas las puertas, pero es altamente recomendable que la instales en una puerta blindada, así vuestra seguridad es mucho mayor.

Cerraduras de tubo o tubulares

Este tipo de cerradura es común que la uséis en el interior de vuestra casa, ya sean en habitaciones y los sanitarios, tienen un mecanismo que podéis trancar la puerta desde dentro con un botón que tiene esta cerradura, ya que son cerraduras que vienen con manijas a ambos lados, así nadie pude pasar desde el exterior, su seguridad es poca porque como bien dijimos anteriormente, son frecuentemente utilizadas en el interior de las casas, no es recomendable que la instaléis en la puerta principal.

Cerraduras de montar

Estas cerraduras vienen dentro de una especie de caja que os la colocáis en la parte exterior de la puerta, por lo que en la parte interior solo se ve el agujero donde se mete la llave nada más, por lo que gran parte de la cerradura va por fuera. Para aumentar la seguridad si en vuestro hogar tenéis esta cerradura, una buena idea es instalando otra de tipo multipunto, u otra cerradura adicional.

Cerraduras empotradas

Estas cerraduras, como su nombre lo indica van empotradas dentro de la puerta, por lo que lo único que vais a ver de sus mecanismos y estructura, es el agujero por donde se introducen las llaves, más nada. Es un tipo muy común de cerraduras, ya que las podéis ver en casi todas las casas, su efectividad no solo abarcan las puertas de madera, también sirven en puertas metálicas y han hecho su trabajo muy bien. Si queréis más seguridad, podéis comprar los modelos que vienen con anti bumping, o si no, también podéis combinar con otra cerradura para que tengáis seguridad reforzada, los maleantes la tendrán muy difícil antes de poder abrir vuestras cerraduras.

Cerraduras de tipo cilíndrico

Este también es un tipo de cerradura que se usa frecuentemente en las casas, su sistema de acción es simple, pero sólo se activa si la llave que introducís es la que es de esa cerradura, si es la llave correcta, en otras palabras. Esta llave acciona los mecanismos de apertura y cierre dentro del cilindro cuando se gira la llave, levantando los pistones de seguridad. A pesar de que su funcionamiento es sencillo, si compráis las que vienen con el sistema anti bumping, se convierten en cerraduras de seguridad moderadas, por lo que a los maleantes les será difícil abrir estas cerraduras.

Cerraduras digitales

Estas cerraduras las podéis ver con frecuencias en lugares como hoteles, pero cada día son más las casas particulares que ya poseen este tipo de cerraduras, estas cerraduras tienen varios tipos de sistemas de seguridad, olvidaos de las llaves puesto que no las necesitáis más. Un sistema de seguridad es el de las tarjetas, la cual la cerradura escanea la tarjeta y se abre, otras tienen un teclado para introducir un PIN o código y las más novedosas vienen con huellas dactilares, además, vienen con bloqueo automático, por lo que si detectan forzamiento, se bloquean automáticamente y no abren más hasta que el propietario sea el que las abra.

Cerraduras de Borjas

La principal característica es que las llaves de esta cerradura eran largas y tienen los dientes la final, lo que resulta un poco incómodo a la hora de cargar llaves como estas, a decir verdad, no se diferencian mucho de las cerraduras de montar o de las empotradas, pero tienen mecanismos más sofisticados, de allí viene la peculiaridad con el diseño de la llave, cabe decir que ya está quedando en desuso por los anteriores modelos de cerraduras antes vistos, que como clara ventaja, poseen llaves más cómodas o incluso no tienen, como las digitales.

Por demás está decir que es vuestra decisión si queréis comprar este tipo de cerradura por cuestiones de economía.

Los Cerrojos

Si ya tenéis una cerradura, pero queréis complementarla con un cerrojo y así ampliar la seguridad y protección de vuestro domicilio, un buen cerrojo es una excelente opción. Los cerrojos se instalan entre la puerta, el marco, la pared o el piso, ya que cuentan con una tranca que impide el acceso y bloquea la puerta, vienen también con cadenas de seguridad por si acaso la tranca falla, estos cerrojos son buenos si queréis complementar vuestros dispositivos de seguridad y protección.

Cerraduras invisibles

Estas cerraduras son las más novedosas que podréis encontrar actualmente, esta cerradura se instala completamente en el interior de vuestras puertas, por lo que los maleantes no tienen acceso a la misma, por lo que es casi imposible que la forcen. Podréis abrir estas cerraduras por control remoto, lo mismo hacéis si queréis cerrar o bloquear la cerradura, los códigos de seguridad se cambian cada vez que abrís o cerráis la puerta, por lo que es muy difícil que maleantes o hackers accedan a vuestros códigos.

Si combináis esta cerradura con otra de las anteriormente señaladas, tendréis una seguridad formidable, por lo que los criminales ni os pensarán en ver de cerca vuestra puerta.

Por último, os recomendamos que tengáis la opinión de un profesional de la cerrajería para que os guíe en la decisión que vais a tomar, puesto que, como se trata de vuestra seguridad, no la debéis tomar a la ligera, y estamos seguros de que vuestro cerrajero de confianza te guiará a la hora de comprar e instalar la cerradura que más os convengáis.